jueves, 28 de noviembre de 2013

FELIZ NAVIDAD 2013 Y UN PRÓSPERO 2014

sábado, 16 de noviembre de 2013

VENEZUELA DIA DEL ECONOMISTA 2013


jueves, 14 de noviembre de 2013

EL GOBIERNO HA DEMOSTRADO LA VERACIDAD Y LA EFICIENCIA DEL MERCADO COMO EL MEJOR SISTEMA ECONÓMICO

El Gobierno venezolano, sin querer, ha demostrado que el mercado es el mejor (único) sistema económico para distribuir equitativamente los bienes y servicios, por lo cual le estamos muy agradecidos los economistas.

¿Qué Dice la teoría del libre mercado: Cuando la oferta y la demanda se encuentran libremente en un mercado, se logrará un precio y una cantidad de equilibrio, es decir un precio en donde se vacían los mercados, es decir, un precio en donde todos los que desean adquirir, una cantidad dada de ese  bien, lo adquierenm y todos los oferentes que están dispuestos a vender una cantidad dada a ese precio, lo venden.



                       
Para explicar este fenómeno, vamos a apelar a la herramienta fundamental de los economistas. “El Grafico”. En primer lugar vamos aclarar, en ayuda de los no economistas, algunos conceptos.

La línea que representa la oferta asciende de izquierda  a derecha motivado a que los costos de producción (insumos, mano de obre etc.) son mayores a medida que aumentan la cantidad de productos. Por lo tanto el oferente, estará dispuesto a ofrecer más en la medida que el precio sea mayor. En cambio, la línea que representa la demanda desciende de izquierda a derecha   ya que dado un ingreso fijo, a medida que aumenta el precio será menor la cantidad del bien que estaremos dispuestos a comprar.

El mercado estará en equilibrio cuando la cantidad de bienes (Cd) que los demandantes están dispuestos a adquirir  es igual a la cantidad que los oferentes (Co) están dispuesto a ofrecer a un precio dado (Pe). Esto sucede solamente en el punto A.

Que ha hecho el gobierno revolucionario. Ha fijado un precio de venta menor que el de equilibrio. Dado estos precios si se pudiera actuar libremente, los demandantes estarían dispuestos a adquirir Cd, cantidades del producto, o en cristiano  como el precio es menor, los demandantes estarían dispuestos a comprar una cantidad mayor de bienes.  Y los oferentes están dispuestos a ofrecer una cantidad menor de productos (Co). Con lo cual queda una demanda insatisfecha de (Cd) bienes. Pero el gobierno obliga que la oferta de bienes en su totalidad (Ce) se vendan al precio fijado. Vemos que aunque menor, sigue habiendo una demanda insatisfecha.

Para verlo más claro utilicemos números. Tenemos un mercado de bienes no esenciales, por ejemplo TV led de 42”, donde  el mercado se vacía a Bs. 30.000,000, pecio en el cual se venden 25.000 unidades  a nivel nacional durante el último trimestre del año. Por lo tanto los 25.000 TV podrán ser vendidos a Bs. 30.000,00. Y todas las personas que están dispuestos a comprar los 25.000 TV los podrán adquirir a Bs. 30.000,00. Ahora se fija un precio de venta de Bs. 10.000, La demanda aumentará sensiblemente, ya que dado el ingreso de las personas ahora pueden adquirir una cantidad mayor de bienes , supongamos que a Bs 10.000 la demanda estaría dispuesta a adquirir  unas 50.000 televisores. Una cantidad mucho mayor a la anterior. La oferta dice que a el precio regulado no puede vender sino una cantidad menor, supongamos unas 5.000 unidades. Lo cual crea un déficit de 45.000 TV. Si se obligan a vender las 25.000 unidades previstas, continuaría una demanda insatisfecha de 25.000 unidades.  

¿Cuáles son las consecuencias directas de este hecho?: 25.000 familias que estarían dispuestas a comprar el TV a un precio mayor, no lo pueden adquirir. Solamente se  benefician 25.000 familias que aunque están dispuestas a comprar los TV a un precio mayor lo pueden adquirir a un precio menor.

Como se puede observar. El beneficio social de la medida es nulo, ya que lamentablemente es una relación suma cero, ya que el inventario de mercancías esta dado,  no se puede sacar TV de donde no los hay. Cada TV vendido es un TV menos que puede adquirir otra familia que estaría dispuesta  a pagar el precio anterior a la regulación.

Y en cuanto a la oferta, bueno, hay que preguntarse si en el corto plazo las ventas pueden cubrir la nómina, reponer el inventario, pagar el alquiler del local y pagar los servicios básicos que les permitan  funcionar. A largo plazo, se adaptan o cierran.

EN RESUMEN QUE PASÓ. EL GOBIERNO DECRETÓ UNA  DISMINUCIÓN DEL PRECIO DE ALGUNOS PRODUCTOS. LA DEMANDA CRECIÓ CONSIDERABLEMENTE (COMO SE PUDO CONSTATAR EN LA LARGAS COLAS) Y SE SUTITUYO EL PRINCIPIO DEL MERCADO. DE QUE PAGUE EL QUE PUEDE PAGAR EL PRECIO, POR EL QUE LLEGUE PRIMERO A LA FILA.

Otra consecuencia es lo referente al ingreso, muchos demandantes que tiene  un presupuesto fijo. Ante la oferta han decidido destinar a la compra de los Tv, por ejemplo parte del los ingresos que tenían, por ejemplo, para unas vacaciones, a compra de una ropa, etc.

El gobierno ha demostrado que el mercado es el único sistema eficiente y que cualquier intervención directa del Estado, solo perjudica  a las familias. Que distinto hubiera sido si el Estado hubiera atacado las fuentes de especulación y corrupción. El diferencial cambiario y la regulación de los precios.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

GRACIAS A DIOS SOY ECONOMISTA

En días recientes recibí un correo electrónico del Prof.  Carlos Peña Parra, editor del “Boletín Digit@l” de la Comisión de Investigación de la Escuela de Economía de la UCV. En el mismo me solicitaba mi colaboración con un escrito sobre el papel del economista en Venezuela, dado que el domingo  17 de noviembre se celebra en todo el territorio Nacional el “Día del Economista”.
            Creo que esta solicitud se debe, y de esto no estoy seguro, a que soy uno de los pocos que publican aunque sea una pequeña nota este día. Sin embargo, es tarea difícil, no repetirse año tras año. Por lo tanto voy a tratar algunas reflexiones sobre mi vida como economista venezolano.  
            Me gradué de bachiller en 1978 y como buen hijo de estas tierras no sabía que estudiar. Como me encantaba el dibujo y el deporte, inicialmente pensé en estudiar arquitectura para especializarme en la construcción de canchas, estadios y gimnasios, pero por causas ajenas a mi voluntad, estudié unos semestres de Ingeniería de Sistemas en el “Luis Caballero Mejías, y aunque estudié como un loco, mis lecturas me despertaban un cierto interés en la materia social y en especial en la economía, aunque todavía no tenía claro en qué consistía.
            Era el comienzo de los 80’s, la llamada la década perdida, la economía venezolana comenzaba una época de severos desequilibrios económicos que salieron a la luz pública el 18 de febrero de 1983 (el famoso viernes negro). Comencé mis estudios en la Universidad Santa María en su sede del paraíso. Para esa época las universidades privadas (USM y UCAB) presentaban cierta diferencia con las públicas en los pensum para el estudio de la economía. Las privadas, enseñaban la economía neoclásica y una fuerte preparación en el área financiera. Entre broma y broma, algunos pensábamos que nos estaban educando para ser empleados especializados para las instituciones financieras (lo cual no estaba nada alejado de la realidad) De esa época debe de venir la creencia popular que le achaca todos los problemas surgidos con la crisis financiera a los economistas, sin tener en cuenta que para ser un banquero no hace falta ser economista, de hecho los principales presidentes de bancos, son abogados y no economistas.  
 La UCV,  la máxima casa de estudios del país incluía una fuerte carga de pensamiento marxista aunque algunos profesores, gracias a la autonomía de cátedra, marcaban cierta diferencia, lo cual enriquecía el análisis de las distintas materias.
            Eran los tiempos de la teoría de la dependencia, de la relación Centro-Periferia, de la teoría del subdesarrollo. Igualmente eran los tiempos de Domingo F. Maza Zavala; Héctor Silva Michelena; Hector Malave Mata; Tomás E. Carrillo Batalla, Bernardo Ferrán, R. Crazut;  F. Pazos; A. Cordova; F. Mieres; Pascual Venegas Filardo y tantos otros baluartes del inicio del pensamiento económico Venezolano. También eran los tiempos del surgir de nuevos investigadores, en su mayoría con estudios en el exterior, que tuvieron la oportunidad de cursar estudios en las más prestigiosas Universidades del mundo, y así estar al tanto de lo que se discutía en materia económica. De esta forma tenemos economistas de la talla de Asdrúbal Baptista, quien es considerado hoy día el principal economista venezolano  y a quien se le debe el concepto teórico de renta petrolera, Maxim Ross, quien sin descuidar las bases teóricas se ha dedicado al estudio del comercio internacional. Emeterio Gómez. Economista con una  sólida base filosófica,  quien es punta de lanza en la nueva propuesta del capitalismo con rostro humano; Pedro Palma, quien se ha dedicado al estudio de la inflación; Enzo del Búfalo; L. Mata Mollejas, actual presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.
            Una vez graduado, trabaje en el Ministerio de Hacienda, hasta que en el año 1993. El Prof. Rubín Villavicencio, quien fue mi profesor de Comercio Internacional, me invitó a formar parte del personal del Dpto. de Programación Financiera de la Gerencia de Estudios, del Banco Central de Venezuela. Para el momento estaba en la jefatura del Dpto. la Econ. Inírida León de Rausquin, (UCAB) joven promesa de quien se hablaba maravillas dado su conocimiento y  su capacidad de trabajo, pero que lamentablemente, un accidente, la alejó muy pronto del plano terrenal.
            El BCV era lo que ahora llamarían un Think Thank, la discusión diaria, obligaba al estudio continuo para estar al día. Igualmente la política de entrenamiento del Instituto emisor era uno de los mejores (en lo personal asistí a cursos de especialización en el Instituto del Fondo Monetario Internacional en Washington D.C y en Instituto de Planificación Económica y Social (ILPES) en Santiago de Chile), solo comparable a la de PDVSA y al plan de becas “Gran Mariscal de Ayacucho”. La excelencia académica de los funcionarios del BCV, convierte a esta institución en la principal fuente de docentes en materia económica. A tal punto que no había escuela de economía en la región capital en la cual no ejerciera un profesor proveniente  del BCV. Así tenemos nombres como los de Régulo Sardi, Gilbert Valera, Luis Bruzco, Luis Ceballos, etc. Yo ejercí la docencia por casi 20 años, en dos materias, Introducción  a la economía y econometría. En esta última materia tuve el honor de introducir el estudio de las series temporales en la Escuela de Economía de la Universidad Santa María, mi alma mater. Cuando el decano de FACES era el Dr. Miguel Rodríguez, ex ministro de Cordiplan.
            El ambiente era tal que muchos profesionales de otras ramas como, estadísticos, administradores, e inclusive el personal secretarial, manejaban rudimentos básicos de la teoría económica mejor que muchos economistas que conozco.        
De esta forma, gracias a la política de entrenamiento del banco, de las mismas entrañas del banco, salieron figuras como la de Iván Giner; Omar Mendoza; María J. Mirabal; José Guerra; Harold Zavarse. (estos dos han ganado en varias ocasiones el premio Ernesto Peltzer, máximo premio de investigación en materia económica del país) y decenas de profesionales que  de esta forma pudieron cursar estudios de maestría y doctorado.
            Eran los tiempos de las políticas de ajuste de tipo “Shock”. Donde se aplicaban las el conjunto de medidas del consenso de Washington. Gracias a las becas Ayacucho, Venezuela pudo estar al día en materia económica gracias a jóvenes como Milton Guzman, los hermanos Pineda Cheo y Ramón, Omar Bello, Roberto  Rigobón (MIT),  Wladimir Zanoni (Chicago), etc.
            Hasta los momentos aunque estaba en ese rico y nutriente ambiente intelectual, en lo personal sentía que me faltaba algo para pode decir que estaba realizado. De esta forma se me presentó la oportunidad de ocupar la presidencia del Núcleo de Economistas del BCV. Todos tenemos una responsabilidad social, yo la vi satisfecha con creces durante el tiempo (2 años) corto que duro mi mandato. En ese tiempo mi actividad y mis energías se vieron renovadas. Varios colegas, muy respetados por mí, como es el caso del Dr. Maza, el Dr.  Moreno Colmenares y  el Econ. Carmelo Paiva 

y mis amigos y compañeros de la Gerencia de Estudios del BCV me brindaron su apoyo incondicional, con lo cual se logró, por lo menos esos dos años dignificar y honrar al economista, para lo cual se le hizo entrega de un botón de reconocimiento a los colegas con 20 años o más de servicios en la institución. Se entregaron sendas placas de reconocimiento al Dr. Maza Zavala (1er año) y a los Drs. Crazut y Ferrán (el segundo año), mediante actos formales realizados para conmemorar el día del economista. Igualmente se inició una labor editorial propia y se realizaron diversos encuentros con las distintas escuelas de economía del país. Igualmente se realizaron contactos con la academia Zuliana de Ciencias Económicas, donde se obtuvo el apoyo de los profesores Castro Barrios y Edinson Medina. En la Ciudad de Maracay, conjuntamente con el Colegio de Economistas del Estado Aragua, más de 300 estudiantes se reunieron para escuchar los más importantes voceros del mundo académico y empresarial del país. Port dos años le di al país mi visión de lo que deberá ser el compromiso gremial y social del economista venezolano.
            Lamentablemente el mal del Parkinson me obligó a dejar estas actividades y tuve que jubilarme del  BCV, por lo cual me he convertido en un estudiante profesional (durante los últimos años he cursado varias materias en diferentes postgrados de la UCV-FACES, pero la salud no me ha permitido concluirlos) y un aspirante a ensayista que trata de dar a conocer al hombre de a pie los conceptos básicos de una profesión, de la cual estoy enamorado. No sé cuál es el futuro de la economía venezolana, el debate parece esta momentáneamente adormecido Sin embargo, seguiré estudiando y escribiendo. A mis colegas le deseo un Feliz día del  Economista 2013, y solo espero que recuerden el principio por el  que fue fundada la Escuela Libre de Economía de la UCV el 17 de noviembre de 1938.






Guatire, noviembre de 2013

lunes, 4 de noviembre de 2013

¿VENEZUELA, UN PAÍS QUEBRADO MORALMENTE?

¿Venezuela está quebrada moralmente? La Socióloga Isabel Pereira Pizani, responde esta pregunta en su más reciente trabajo “La Quiebra Moral de un País” (2013), edición conjunta realizada bajo el patrocinio de: Artesano Editores; Fundación Artesano Group y Cedice Libertad. Con prólogo de Leopoldo Castillo y Epílogo a cargo de Emeterio Gómez.


La respuesta dada por la autora es un rotundo “Si”, Venezuela esta moralmente quebrada. Lo cual es lógico si se parte de la definición de  que la quiebra moral de un país sucede cuando la intención política de convertir los recursos públicos en instrumentos de coacción material y espiritual de la población, es la vía para la permanencia en el poder del gobierno de turno.
Uno de los grandes aportes de este libro, es el de situar el inicio de esta quiebra coincidente con la llegada de Rómulo Betancourt a la presidencia del país (Estado Betancouriano) “La hipótesis de este trabajo se funda en la intención de develar la quiebra moral de Venezuela ocurrida por el agotamiento del Contrato Social mantenido entre el Estado y la sociedad venezolana, desde el preciso momento en que decide construir los fundamentos de la democracia con base en el pacto de Punto Fijo, celebrado entre los partidos políticos en 1958, acuerdo que de forma tácita consagraba la omnipotencia del Estado como institución propietaria y controladora de la existencia social, de la economía, de la política, las leyes y la conciencia de los venezolanos.
Es decir, el Chavismo es la culminación de un proceso iniciado en 1958, en que el Estado como propietario del petróleo, principal producto de exportación y generador de ingresos en Venezuela, se convierte en el centro de la economía, situación  que para muchos analistas es incompatible con la democracia, “… porque  en los regímenes absolutistas o en las democracias incipientes, las instituciones democráticas no existen o carecen de fuerza para enfrentarse al poder de gobiernos muy ricos y altamente concentradores. Si esos países en lugar de petróleo hubiese encontrado fabulosa minas de oro y el Estado hubiese podido apoderarse de ellas, la situación sería exactamente la misma; es decir, hubiese sido igualmente difícil y complejo fortalecer instituciones que contrarrestasen el poder de Estados que se apropiarían de esta nueva riqueza.”   
¿Ha llegado el momento de revisar el papel del petróleo en la economía de Venezuela? Todo  parece indicar que si, Economistas de gran importancia en la opinión venezolana, como son Emeterio Gómez y Maxim Ross, apoyan esta revisión. La autora sostiene en el libro que incluso se hace necesario constituir un nuevo “Contrato Social” entendiéndose este concepto como la combinación de acuerdos implícitos y explícitos  que determinan lo que cada  grupo contribuye al Estado y lo que percibe de él.
Incluso, Isabel Pereira asume una posición muy valiente, a nuestro entender, al plantear la necesidad de transformar el sistema de propiedad, lo cual significa superar a desconfianza en lo seres humanos, desechar la creencia irreductible de que el único valor humano que puede prevalecer es el egoísmo individual. Esto solo será posible como producto de un proceso gradual de avance hacia un nuevo contexto cultural y valorativo que implique el fortalecimiento progresivo e indetenible de instituciones que gocen de la confianza y el respeto de los ciudadanos.
CREAR PROPIRDAD es un derecho humano; es el producto del esfuerzo, pero sobre todo del ingenio humano […] DONDE NO HAY LIBERTAD, NO HAY PROPIEDAD”.

La Quiebra Moral de un País HACIA UN NUEVO CONTRATO SOCIAL” escrito por la Dra. Isabel Pereira Pizani, Coordinadora de Políticas Públicas de CEDICE, desde su aparición en las librerías, ha formado parte importante en el debate de las ideas. Es un estudio concienzudo de la necesidad imperiosa de abandonar u sistema económico fracasado e iniciar lo más pronto posible un modelo más humano enmarcado en la economía de mercado, en e cual se convierta al Estado Patrimonial en un Estado al Servicio de la gente.

lunes, 21 de octubre de 2013

ESTATISTAS, PRAGMATICOS Y LIBERALES

Como se señaló en un artículo anterior, la discusión entre izquierda y derecha ha muerto. En la actualidad se discute sobre el grado de intervencionismo del Estado en la economía.
            En un extremo tenemos a los que piensan que el Estado debe participar activamente y tomar el control de la economía. Los defensores de esta posición son los herederos del socialismo y el comunismo, de la fenecida Unión Soviética, que en los últimos años han encontrado su refugio en Venezuela apuntalados por la gran cantidad de Petrodólares que han ingresado.
            En el medio tenemos un grupo muy variado de pensamientos que al llegar al poder han enfocado su acción a la satisfacción de la necesidad de sus electores. El pragmatismo  como corriente filosófica se basa en que sólo es verdadero aquello que funciona, enfocándose así en el mundo real objetivo. De esta manera que políticos y mandatarios de raíz socialista y obrera como Dilma Vana Roussef de Brasil; Verónica Michelle Bachelet Jeria de Chile o “neopopulistas” como Alan Gabriel Ludwig García Pérez de Perú, han afrontado con un relativo éxito sus tareas de gobierno siendo pragmáticos.
            Un caso muy especial es el de Ecuador, el cual es dirigido por el economista Rafael Vicente Correa Delgado, graduado de la Universidad de Chicago, templo del libre mercado. Correa utilizando un lenguaje socialista, ha obtenido fondos del gobierno venezolano para financiar una economía en la cual funciona el libre mercado. Por ejemplo, preparando este artículo nos encontramos con unas interesantes declaraciones del político ecuatoriano y presidente del partido socialista Germán Rodas Chaves: “…el   gobierno del presidente Rafael Correa no es socialista como se lo quiere hacer creer. Sino que se trata de un régimen neodesarrollista  que ha  cubierto en  pequeñas partes los problemas del país y no ha realizado los cambios estructurales que Ecuador necesita para que se lo considere Estado socialista” (El Universo de Ecuador, marzo 2010).
            En el otro extremo tenemos a los liberales, furibundos defensores del libre mercado y la propiedad privada. El liberalismo, como su nombre lo sugiere, está basado en la libertad del individuo y de la limitación del papel del Estado.
            Según el periodista Carlos Alberto Montaner, en su libro: “No perdamos también el siglo XXI” (1997, Plaza & Janes Editores)  el nuevo pensamiento liberal se basa en los siguientes puntos:
·         La Naciones más desarrolladas y estables, se basan en un régimen democrático, donde las instituciones se organiza en torno al Estado  de Derecho.
·         El elemento fundamental para el desarrollo de los pueblos es el capital humano.
·         La gran tarea de los gobiernos no es indicarle a los ciudadanos, los trabajos que trabajos deben realizar, sino obedecerlos, poniendo al servicio de la sociedad una administración de calidad, profesional y honorable, que realice sus transacciones mediante operaciones y concursos transparentes.
·         La primera responsabilidad administrativa de los gobiernos no es producir bienes y servicios, sino mantener estables los equilibrios macroeconómicos: una fiscalidad no deficitaria, estricto control del gasto público y una moneda sana libremente convertible. De la combinación  de estos tres elementos suele   derivarse la ausencia de la inflación, uno de los peores flagelos de cuantos afectan a los pueblos.
·         Corresponde al gobierno –y a la sociedad  ordenárselo- establecer reglas justas para que la competencia funcione libremente dentro de las fronteras del país y con relación al exterior. Es fundamental abrirse a las inversiones, al comercio  y –en definitiva- a la competencia externa. Donde no hay competencia los precios se distorsionan.

            En particular, nosotros nos identificamos con el pensamiento liberal, pero más cercano al pragmatismo.. ya que nos parece poco realista la ausencia de gobierno que proponen algunos extremistas. Caer en el anarquismo no es la solución. Necesitamos un gobierno descentralizado donde el ciudadano pueda exigir la verdadera satisfacción de las necesidades comunales. Con un gobierno central y unas instituciones sólidas e independientes que garanticen la supervisión, fiscalización  y la defensa del más débil. Para finalizar queremos suscribir lo expresado por Montaner: “… de lo que se trata no es decirles a la personas lo que tienen que hacer, sino de liberar su capacidad creativa, forjando las condiciones para que esta libertad rinda sus frutos de la manera más adecuada posible. De lo que se trata es de invertir las relaciones de poder, Para que sea el Estado el que viva de los ciudadanos   y no los ciudadanos del Estado. De lo que se trata es de que el gobierno no mande, sino que obedezca […] De lo que se trata es de formar individuos libres, responsables y críticos, y de convertirlos en gestores principales de sus propias vidas. Incluso, la esencia  del pensamiento nuevo puede concretarse en una sencilla oración: la clave de la prosperidad descansa en tres pilares: la libertad para perseguir nuestros anhelos con ahínco, la responsabilidad para respetar las normas, y la existencia de unas instituciones que permitan un balance entre estos dos factores no  siempre fácilmente armonizables” (Ob.Cit.1997:26)

domingo, 13 de octubre de 2013

LA ESPECULACION, EL ACAPARAMIENTO, LA INFLACION Y LA GUERRA ECONOMICA

El Gobierno Nacional sigue insistiendo en señalar  como principal causa de la inflación a la especulación y el acaparamiento, con la novedad de que ahora estas forman las armas principales de una “Guerra Económica. Esto obliga a tocar una vez más este tema (ya analizado en marzo de 2009) a fin de que el lector comprenda que el único culpable de la inflación es el gobierno y su insistencia en tratar de implementar un modelo fracasado.
            Gente de la mal llamada “Izquierda”, siguen insistiendo (con desconocimiento de la materia) en definir, la especulación como sinónimo de robo, apropiación y delito. Si no lo creen, vean el comentario que escribió en mi blog un partidario de la intervención estatal: “Hermano, me disculpa la expresión, pero no sea cara de tabla. Decir que "en economía, especular es simplemente tratar de generar un beneficio al realizar una transacción comercial" es el ardid más utilizado y gastado de todo capitalista, de aquél que oculta adrede el verdadero origen de toda ganancia, para hablar de que se hizo rico "a través del mero esfuerzo y dedicación individual", cuando que toda ganancia es producto de la plusvalía, y el precio es precisamente el valor agregado que el capitalista hace a un producto; y para que tenga sentido para el capitalista producir, necesariamente tiene que producir plusvalía, si quiere obtener alguna ganancia. Haya control de precios o no el capitalista siempre va a ganar porque toda producción dentro del sistema capitalista se basa en la generación la plusvalía por parte del trabajador y el robo de la misma por parte del capitalista
            Como, se puede leer, el comentario repite las mismas sandeces que repiten los socialistas Marxistas-leninistas. Analicemos algunas de ellas: En primer lugar, la definición no es de nosotros. Especulación es un término tomado de las Finanzas. En el Diccionario de la RAE, se puede leer, en su acepción No 4, que especular es: “Efectuar operaciones comerciales o financieras, con la esperanza de obtener beneficios basados en las variaciones de los precios o de los cambios”. Igualmente, la enciclopedia virtual Wikipedia, señala al respecto: “En economía, la especulación es el conjunto de operaciones comerciales o financieras que tienen por objetivo la obtención de un beneficio económico, basado en las fluctuaciones de los precios. Una operación especuladora no busca disfrutar del bien o servicio involucrado, sino obtener un beneficio de las fluctuaciones de su precio con base en la teoría del arbitraje. En sentido extenso, toda forma de inversión es especulativa; sin embargo, el término se suele aplicar a aquella inversión que no conlleva ninguna clase de compromiso con la gestión de los bienes en los que se invierte, limitándose al movimiento de capitales (mercado financiero), habitualmente en el corto o medio plazo. La especulación se basa, por tanto, en la previsión y en la anticipación, de forma que el especulador también puede equivocarse si no prevé correctamente la evolución de los precios futuros, de forma que tendrá que vender barato algo que compró caro. El mercado especulativo por tanto premia a los buenos previsores y castiga a los malos.
            Esta definición es importante para entender la acción especulativa al resaltar dos hechos. En primer lugar se destaca la fluctuación de los precios. Teóricamente si hay  precios regulados  no debería existir la especulación. Pero la hay, es decir hay presencia, o los agentes económicos así lo perciben, de que hay un diferencial de precios que permite una ganancia a corto plazo. El otro punto a destacar es que la especulación implica riesgo. Como se puede ganar, se puede perder ¿Será que el amigo que me envío el comentario, nos puede asegurar que todo especulador se  hace rico? Si lo hubiera sabido antes, ¿por qué no monté mi empresa? hace años que me hubiera vuelto millonario. Las personas vinculadas al emprendimiento coinciden en que el 80% de las Pymes fracasa antes de los cinco años y el 90% no llega a los diez años ¿no parece tan fácil verdad?
No hay duda que el acaparamiento, es una violación en contra el buen desempeño de la economía productiva. En eso no hay discusión. Ahora bien, ¿Quién acapara? Para responder a esta pregunta hay que distinguir entre dos tipos de acaparamientos: el que busca afectar los precios y el doméstico precautalativo. Comencemos por el segundo. Es innegable que en los últimos mees se ha registrado un aumento en las compras de ciertos productos, que no pueden ser atribuibles a un aumento al consumo. Los hogares están realizando compras nerviosas dada la escases de varios productos de la dieta diaria y la cual es bastante notoria en los anaqueles de los supermercados ¿Cómo puede usted criticar a un padre o madre de familia de estar nervioso si no tiene suficiente leche para sus hijos, o alimentos en general ¿No fue el propio presidente Chávez quien comentó que no era delito robar para alimentarse? En este caso no  es robar sino adquirir los bienes necesarios con un dinero que cada vez rinde menos. Recordemos que la escases genera inflación, nunca al revés.
¿Quién acapara, el que quiere o el que puede? El acaparamiento involucra una serie de costos que no es realista que un pequeño comerciante incurra en ellos, almacenaje, seguridad, transporte, etc. Aparte de que el volumen que pudiera guardar no puede modificar el precio del producto. De tal forma que solo una empresa grande con una participación importante en el mercado pudiera obtener un beneficio del acaparamiento..
En un libro de reciente publicación: “La quiebra moral de un país” (2013, Artesano Editores),  la socióloga Isabel Pereira, nos presenta un cuadro cuya fuente es el economista Moises Naím  y cálculos realizados por su equipo de investigación. En el mismo se puede ver que en el período 1998-2011 el parque industrial venezolano paso de 14.000 industrias a  9.000, lo que representa una reducción de 36%. Así mismo más de 100 empras han sido expropiadas, algunas de las cuales son monopolios en su área, como lo son: Agropatria, monopolio en el suministro de insumos agrícolas, las cementeras, las procesadoras de harina de maíz, en la actualidad una sola marca a quedado en manos del sector privado (harina Pan del grupo Polar). Como se puede observar, el Gobierno es el que tiene mayor capacidad de acaparar (esto no quiere decir que lo haga). Para el mes de septiembre de 2013 la el aumento acumulado en los precios de los BIENES REGULADOS es de 38,2%, alrededor de 8 puntos superior a la variación general.
Los voceros gubernamentales han agregado un nuevo componente, la existencia de una guerra económica basados fundamentalmente en la experiencia Chilena, cuando la CIA intervino en el gobierno del presidente Allende. A este respecto resulta muy  esclarecedor el artículo del periodista Vladimir Villlegas de fecha 08/10/13 (http://www.el-nacional.com/vladimir_villegas/guerra-economica_0_277772461.html),  en el cual podemos leer: “… Pero tampoco se puede, en nombre de lo que pasó en Chile, establecer paralelismos mecánicos. El presidente Allende tenía minoría en el Congreso, no contaba con el apoyo de las Fuerzas Armadas, y de hecho es derrocado, y ni siquiera habían transcurrido tres años de su gobierno. Es decir, era un presidente rehén de las circunstancias históricas. Por una parte la ultraderecha sembrando la ingobernabilidad y la violencia, y también por la otra una ultraizquierda desesperada por calcar escenarios de otros procesos, para lo cual promovían acciones que terminaban por apoyar indirectamente los planes de los factores de poder que no aceptaban los cambios en la sociedad chilena.”


Para concluir debemos afirmar que en Venezuela, el proceso inflacionario es explicado fundamentalmente por el rotundo fracaso de un modelo económico basado en la regulación de precios y de la economía en general. Es decir el fracaso del Socialismo del siglo XXI como  modelo económico-social.


lunes, 7 de octubre de 2013

IZQUIERDA Y DERECHA, CONCEPTOS ANACRONICOS

Es menester que en este articulo se deje plasmada de una vez, la tesis de trabajo. Los conceptos de izquierda y derecha, han dejado de tener importancia, son anacronismos, con los cuales se quieren justificar un sistema económico y político-social que ha muerto.
Como no los señalan los profesores  María Teresa  Romero y Aníbal Romero, con el paso del tiempo, el significado de estos términos se han hecho cada vez más imprecisos. De hecho, son tan amplios y ambiguos que se han hecho que se ha desechado como categoría política en la ciencia política actual. (2005: 121)
            La validez de esta tesis implica que el uso de estos términos en el discurso cotidiano por parte de un sector de la dirigencia política del país, representa un comportamiento también anacrónico. Totalmente alejado del debate ideológico moderno.
            Los términos de izquierda y derecha nacieron el 11 de noviembre de 1789 cuando se instala  la Asamblea Constituyente que surge con la revolución Francesa. A la derecha de se sentaron los diputados que representaban a la nobleza, siendo su principal orador, el aristócrata Jacques Antoine Marie de Cazalès (1758-1805), en representación de la nobleza, y el abad Jean-Sifrein Maury, en representación del alto clero. Se oponían sistemáticamente a todo tipo de reformas y buscaban más sembrar la discordia que proponer medidas.
            En cambio a la izquierda se sentaban los diputados del partido de la nación, conformada por dos tendencias: la alta burguesía cuyos principales diputados fueron: Honoré Gabriel Riquetti, Conde de Mirabeau (1749-1791); Marie-Joseph Paul Yves Roch Gilbert du Motier, marqués de La Fayette, (1757-1834) y el académico Jean Sylvain Bailly (1736-1793), mientras que el triunvirato compuesto por: Antoine-Pierre-Joseph-Marie Barnave (1761–1793), Adrien Duport (1759-1798) y Alexandre-Théodore-Victor, comte de Lameth (1760-1829), encabezaban a los que defendían las clases más populares. Este sector era el que promovía las más osadas reformas. De esta manera se asoció  a la izquierda política, el sector reformista y a la derecha política, el sector conservador, no reformista.
            Es importante hacer notar la presencia de la alta burguesía en el sector izquierdista, lo cual es lógico, ya que de este sector burgués (Marx, Engels y Lenin por citar a los tres fundamentales, fueron burgueses) donde generalmente provienen los intelectuales que le dan una base teórica y filosófica a los grandes cambios políticos.
            La izquierda como categoría política, surge con fuerza gracias al pensamiento Marxista socialista que cual espectro se cierne en Europa a comienzos del siglo XIX y, que con el aporte teórico de Lenin, se crea un nuevo régimen político-social y económico, el comunismo.
            De esta manera se  consideró como izquierdista a los partidarios del socialismo y el comunismo y como de derecha, a los empresarios capitalistas.
            El comunismo fue el sistema imperante en La Unión Soviética China, Vietnam Corea y Cuba. En el año 1987 (la edición en español  fue publicado por la editorial Oveja Negra de Colombia al año siguiente), el mundo es estremecido con la aparición de un libro escrito por  Mijail Gorbachov, Secretario General del Comité Central del Partido Comunista y líder de la Unión Soviética: “Perestroika Nuevo pensamiento para mi país y el mundo”. En este libro cuyo título se puede traducir como reestructuración y cuyo autor define el término como: “…una política de aceleración del programa social y económico del país y de renovación de todas las esferas de la vida.”(1988:8).  Gorbachov también nos señala: “…nosotros, en el liderazgo soviético, llegamos a la conclusión –y lo reiteramos- de que se necesita un nuevo pensamiento político. Más allá de esto, los líderes soviéticos buscan de manera  enérgica poder trasladar ese nuevo pensamiento a la acción […] En cuanto al alcance del nuevo pensamiento histórico, realmente abarca todos los problemas básicos de nuestro tiempo […] La política debe basarse en realidades…”.
En la noche del jueves, 9 de noviembre de 1989, cae el muro de Berlín, una pared de concreto que dividía a las dos alemanias, la oriental, comunista y la occidental, capitalista. Estos dos hechos, el proceso de reestructuración en la Unión Soviética y la caída del muro, marcan el hecho histórico  del fin del comunismo. Como un dominó, los demás países han entrado en un proceso de transformación, en la cual se ha abandonado el comunismo para adoptar un  raro híbrido, mezclando la economía de mercado y un gobierno fuerte, dictatorial. Hay que destacar la realidad cubana en la cual se le echa la culpa de las dificultades económicas al bloqueo impuesto unilateralmente por los Estados Unidos hace más de 50 años, ciertamente criticable y no justificable desde todo punto de vista, pero que no explica la existencia de un rico sector turístico  en la región de Varaderos, con un nivel de modernidad totalmente alejado del promedio de las restantes actividades económicas y de las grandes inversiones que ha realizado España en la Isla. Simplemente el fracaso del modelo comunista explica esta diferencia sectorial.
La pregunte básica es: ¿Si ha fracasado el socialismo-Comunismo como corriente política, se justifica hablar de izquierda y derecha? La respuesta es un rotundo NO, ya no hay nada que justifique hablar de izquierda o derecha cuando casi todos los gobiernos del mundo (a excepción de Venezuela) en la actualidad centran en sus esfuerzos en lograr la viabilidad de país, basado en la apertura económica, la alta tecnología y la economía del conocimiento.

Actualmente, gran parte de la discusión ideológica se basa en el grado de intervención del Estado en la Economía. Por un lado tenemos los intervencionistas, que fomentan la idea de que el sector privado no puede, por sí solo, ser el motor del desarrollo económico, por lo cual el Estado debe intervenir, para garantizar el reparto equitativo de los ingresos generados. En USA el partido demócrata, es el representante de esa tendencia. En el otro lado tenemos, a los que piensan que el Estado no debe intervenir en la economía. El partido Conservador es el ejemplo en USA. Ambos partidos engloban en su seno, diferentes grados, que van de los moderados a los radicales. En la actualidad son más las coincidencias que las diferencias en los pensamientos político-económicos.
            Hay un repunte importante en los llamados partidos verdes o ecológicos, conformando una tercera vía. Sin embargo sin importar si son intervencionistas, conservadores o verdes, por lo señalado en los párrafos anteriores, nos parece una GRAN ESTUPIDEZ, parafraseando al Dr. Emeterio Gómez, hablar en la actualidad de esos dos conceptos anacrónicos de izquierda o derecha.  

domingo, 29 de septiembre de 2013

DE LA ESTABILIDAD AL PAQUETE (III)

PERIODO (1983 - 1989)

Este período, se considera el más turbulento de la democracia venezolana. Los desequilibrios se fueron acentuando.
Los precios aumentaron en el período hasta alcanzar una variación de casi 30% en 1988; el bolívar se devaluó cinco veces: de Bs. 4,30 a 18,56 por dólar. La actividad económica fue recesiva y volátil, sólo creció 3,5% entre 1983 y 1988. Según datos del BCV, en 1988 el déficit en Balanza de Pagos alcanzó a 4.640 millones de dólares, más cinco veces el déficit del año anterior, que fue de 876 millones de dólares. De esta manera, desde 1986, el saldo global de la Balanza de Pagos se hizo negativo. Concretamente en 1988, el déficit significó una pérdida de reservas internacionales del orden de los 2.705 millones de dólares, lo que representó una brusca caída del 40%. Esta situación llevó al presidente Carlos Andrés Pérez, recién electo para un segundo período, aprobar el plan de ajustes propuestos por su equipo de gobierno.

EL GRAN VIRAJE

Los desequilibrios económicos seguían acentuándose de tal forma que Carlos Andrés Pérez, quien fue elegido para un segundo mandato con la esperanza  de que el comportamiento fuera parecido al de su primera presidencia, para la sorpresa de todos, dio un giro de 180º,  y autorizó  a su equipo económico para acudir al Fondo Monetario Internacional, a solicitar un préstamo para  solventar los problemas de  balanza de pagos existente, causado por una fuga de capitales. De acuerdo al Prof. Silva Michelena, la situación socio-económica a fines de 1988 era lamentable; el sistema de precios era artificial, el régimen de cambios diferenciales (Recadi), además de ineficiente, fue un pozo de corrupción, el déficit presupuestario estaba fuera de control, la represión financiera mantenía tasa reales negativas de interés, comercialmente un riguroso régimen proteccionista atentaba contra las exportaciones no petroleras, y el desarrollo industrial estaba estancado, la pobreza y el desempleo se hicieron ostensibles.
            El llamado paquete de medidas de ajustes denominado el “Gran Viraje” y calificado por muchos como “Neoliberal” (por la semejanza que tenía con el plan de ajustes recomendado por el  “Consenso de Washington”, a pesar de que el principal promotor, Miguel Rodríguez, es reconocido por su pensamiento Keynesiano),  fue un intento de acercar a Venezuela a políticas de mercado y de equilibrio económico, no por una razón ideológica, sino porque el enfoque anterior de controles  había demostrado un rotundo fracaso.
Este paquete de ajustes es importante en la historia del pensamiento económico venezolano ya que marca una ruptura con la forma tradicional de ver la economía. Adicionalmente, fue formulada por un grupo de profesionales altamente preparados en las principales universidades del mundo, varios, gracias al plan de becas “Gran Mariscal de Ayacucho”. Miguel Rodríguez, graduado en Yale, ocupo la cartera de la Oficina Central de Coordinación y Planificación de la Presidencia de la República (Cordiplan); Moises Naím, con doctorado en el Massachusets Institute of Tecnologhy, fue el encargado de echar a andar la apertura comercial desde el Ministerio de Fomento; Eduardo Quintero, con postgrado en Harvard, que  dirigiría la restructuración de las empresas públicas; Gustavo Roosen, con maestría en  The New York University que reformaría el sistema educativo, Carlos Blanco, Economista suma cum laude y PhD de la Universidad Central de Venezuela, designado para manejar la descentralización política; Gabriela Febres Cordero, cum laude de San Francisco, que desmantelaría las trabas a las exportaciones no tradicionales; Marisela Padrón, distinguida socióloga y docente experta en el tema de la erradicación de la pobreza, que desplegaría la agenda social; el maestro José Antonio Abreu, economista y fundador en 1975 de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, en el despacho de cultura; Enrique Tejera París, abogado y quizás el primer economista graduado por la UCV, en la Cancillería; Celestino Armas en Energía y Minas. Eglé Iturbe, Ministra de Hacienda, El Ing. Gutavo Rada en Transporte y Comunicaciones y Leopoldo Sucre Figuerella se mantuvo al frente de las empresas de Guayana.
Moises Naim , nos describe los objetivos y a razón de su aplicación. “Los principales bloques constructivos de políticas fueron: la estabilización macroeconómica, el equilibrio fiscal, la liberalización comercial, la desregulación, la privatización, y una política social focalizada hacia la población más vulnerable. La intención era desplazarse desde una estrategia dirigista estatal, y orientada hacia adentro, a una orientada hacia el crecimiento de las exportaciones. El Estado se concentraría en aquellas funciones que el sector privado no podría ejecutar adecuadamente. En consecuencia, la base inicial de programa venezolano apuntaba al restablecimiento de la estabilidad macroeconómica y a la eliminación de la distorsión de precios. El conjunto de medidas incluía el restablecimiento de un único y flotante tipo de cambio, la remoción de los controles de precios, de todos los bienes y servicios privados, con la excepción de dieciocho rubros (luego reducidos a la mitad), considerados como básicos; se dejó al mercado la determinación de la tasa de interés,  pero reduciendo el gasto público real e incrementando los precios de los bienes del sector público hasta niveles que permitiesen la recuperación de sus costos directos de producción. Para asegurar que los ingresos de gobierno dejasen de depender decisivamente de los impuestos petroleros, y aliviar la crisis fiscal del Estado, se propuso una reforma exhaustiva del sistema impositivo, incluyendo la adopción del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Se administraría prudentemente la expansión monetaria, y el peso de la deuda externa sería reducido mediante negociaciones, lo que se esperaba restableciese las relaciones normales con los acreedores extranjeros y la comunidad financiera internacional.
Las medidas de estabilización macroeconómica habrían de ser complementadas por grandes reformas estructurales: liberalización comercial; desregulación de los mercados de capital, de mercancías y del trabajo: reformas en los sectores agrícola, industrial  financiero; promoción de las inversiones extranjeras y un ambicioso programa de privatizaciones. Se abandonaría el tradicional e ineficiente de subsidios destinados a los más pobres, para remplazarlo por esfuerzos enfocados directamente hacia los grupos más vulnerables de la sociedad. También se implementaría una red de seguridad social diseñada para proveer asistencia financiera, alimenticia y médica a aquellos que fuesen afectados severamente por los efectos dolorosos de las reformas. Más aún, Pérez anunció reformas gubernamentales y políticas, la reestructuración del sector público, y una modernización general de las instituciones como parte de sus objetivos de gobierno.”
El equipo de gobierno consideró que este paquete de reformas debería hacerse tipo “shock”, es decir de una vez, ya que se consideraba que realizarlas de forma gradual, requería de una capacidad gerencial pública que en ese momento no se tenía. 

Desde un inicio el paquete se enfrentó a duras críticas, sobre todo dentro de Acción Democrática que era el partido de gobierno, que no supieron ser manejadas por un grupo de profesionales, muy preparados técnicamente, pero de escaza o nula experiencia política. Orgullosos y prepotentes se enfrentaron abiertamente con el Congreso Nacional, el cual no le suministro al ejecutivo las herramientas necesarias para el éxito del “Gran Viraje”. Por ejemplo, la reforma tributaria y el IVA fueron aprobados durante el gobierno de Ramón J. Velázquez.
La opinión pública expresaba abiertamente su desaprobación al conjunto de medidas, a tal punto que a escasos 25 días (tiempo, en el cual es imposible implementar las medidas económicas e inclusive sentir sus efectos) en la Ciudad de Guarenas, población ubicada a escasos 32 km de la capital, explota la rabia acumulada por muchos años. El periodista e intelectual venezolano, Armando Durán, Ministro de Turismo comenta sobre el hecho: “… lo del 27 de febrero no fue un rechazo a Carlos Andrés Pérez; fue una explosión, pero no contra él, porque él acababa de llegar. Aquello fue una explosión de rabia social espontánea, porque nadie la organizó. Luego, algunos grupos trataron de dirigirla pero no pudieron…”  
De esta forma,  culmina el primer intento de modificar el modelo económico venezolano. Con la llegada a la presidencia del comandante Hugo R. Chávez se iniciará el segundo intento, bajo la denominación del socialismo del siglo XXI.


lunes, 23 de septiembre de 2013

DE LA ESTABILIDAD AL PAQUETE (II)

 PERIODO (1961 – 1982)

 Durante este período de estabilidad cambiaria el estado se consolidó como el motor fundamental de la economía en competencia directa con el sector privado. Este hecho fue consecuencia de algunos de:
•          La Creación de la OPEP. En 1960, en Medioriente, en la Conferencia de Bagdad se organiza un cartel de países petroleros ante la caída del precio del crudo que han alentado las compañías petroleras; se gesta así la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP), sus miembros inicialmente son: Irán, Irak , Kuwait, Arabia Saudita y Venezuela, este último hasta entonces el mayor productor y exportador de petróleo.  
•          La crisis del Canal de Suez. En 1956 la interrupción en la navegación del canal como consecuencia de las acciones militares que enfrentan a Egipto con Israel, Gran Bretaña comprometiendo el tránsito de tanqueros petroleros genera una gran tensión en el mercado.
•          La Guerra de los seis días. En junio de 1968, se dio inicio a un conflicto bélico entre Israel y una alianza de países árabes  (Egipto, Jordania, Irak y Siria. Al finalizar esta guerra Israel había conquistado la Península del Sinaí, la Franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este (incluyendo la Ciudad Vieja) y los Altos del Golán.
•          El embargo árabe. el 23 de agosto de 1973, a raíz de la decisión de la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (que agrupaba a los países árabes miembros de la OPEP mas Egipto, Siria y Túnez ) con miembros del golfo pérsico de la OPEP (lo que incluía a Irán) de no exportar más petróleo a los países que habían apoyado a Israel durante la guerra del Yom Kippur (llamada así por la fecha conmemorativa judía Yom Kipur), que enfrentaba a Israel con Siria y Egipto. Esta medida incluía a Estados Unidos y a sus aliados de Europa Occidental.
La unión de estos eventos permitió que Venezuela disfrutara de una bonanza sin precedentes. El valor promedio de Exportación de los crudos y productos venezolanos, pasó de 4,42 US$ el barril para 1973 a 31,64 US$  por barril en 1983,  lo que representa un 615,84%.  La gran cantidad de recursos monetarios que entraron al país, nos encontraron sin preparación alguna, Los posibles ajustes que se tenían que hacer, quedaron postergados. El presidente Pérez, en su primer gobierno dijo una de sus más citadas frases: “administrar la abundancia con criterio de escasez” y. así lo intentó con la creación del Fondo de inversiones de Venezuela (FIV) en 1974 con los objeto de:
1. La realización de colocaciones e inversiones rentables que propendan a la preservación del valor de sus activos;
2. optimizar el rendimiento de los recursos propios y los que le sean asignados para, programas estratégicos;
3. la formulación y ejecución de la política de privatización y el apoyo a otros entes públicos en esta materia;
4. apoyar técnica y financieramente la expansión y diversificación de la estructura productiva del país;
5. la gestión diaria del Fondo de Rescate de la Deuda Pública de Venezuela, conforme a la ley orgánica de Creación del Fondo de Rescate de la Deuda Pública de Venezuela;
6. el desarrollo de Programas de Cooperación Financiera Internacional que le asigne el Ejecutivo Nacional dentro del marco de su política exterior; y,
7. Proponer los marcos regulatorios de las diferentes actividades ejercidas por el Estado, que se requieran para adelantar los procesos de privatización."
Sin embargo el programa, a nuestro entender que ha logrado sus mayores frutos fue el “Plan de Becas Gran Mariscal de Ayacucho”, con el cual los jóvenes venezolanos pudieron acceder a la mejor educación posible en las universidades del exterior.

LA CRISIS DE LA DEUDA EXTERNA LATINOAMERICANA

En marzo de 1982, ocurrió la primera caída de los precios del petróleo, casi simultáneamente  con  una caída del Peso Mexicano   En los meses de septiembre y octubre de ese mismo año, explota lo que se conoce como “La Crisis de la Deuda Externa Latinoamericana” cuando  el secretario de Hacienda de México, Jesús Silva-Herzog Flores, afirmó que el país ya no sería capaz de pagar su deuda.4 México declaró que no podía cumplir con las fechas de vencimiento de los pagos, y anunció unilateralmente una moratoria de 90 días, también solicitó una renegociación de los plazos de pago y nuevos préstamos con el fin de cumplir sus obligaciones previas. México para la fecha poseía obligaciones por un monto superior a los 600 millones de dólares  

EL VIERNES NEGRO

Venezuela no pudo escapar a esta crisis, de tal forma, que el viernes 18 de febrero de 1983. El mercado cambiario amanece cerrado. En un ardiente debate, se enfrentaron los dos entes económicos principales, el Banco Central y e Ministerio de Hacienda. El presidente del Banco Central de Venezuela, Leopoldo Díaz Bruzual, planteó una devaluación lineal de 50%  (De Bs. 4,30 a Bs. 6,50), la creación de un régimen de cambios ágil y moderado con el funcionamiento de un mercado libre, donde la divisa norteamericana fluctuara  libremente, pero sin que sus fluctuaciones se salieran de la influencia efectiva del B.C.V.
Sin embargo ganó la tesis planteada por el Ministro de Hacienda, Arturo Sosa y se estableció un régimen de cuatro  tipos de cambios: 4,30 para la mayor parte de las importaciones de bienes y servicios, la deuda pública externa y los intereses de la deuda privada, así como las  remesas para estudiantes en el exterior; otro de Bs. 6,00por dólar, para los bienes y servicios considerados como no esenciales, de Bs. 9,90 por dólar, para las ventas efectuadas por el BCV y el tipo del mercado libre.  
El economista Maxim Ross nos señala que: “Venezuela fue convulsionada por los acontecimientos del «viernes negro» en 1983, como resultado de las grandes distorsiones y de la inestabilidad originada en los años anteriores, por lo que conviene ver con cierta profundidad de este período, porqué  se revirtieron o se intentaron revertir muchas de las prácticas «estatizantes» previas y porque las respuestas a la crisis fueron insuficientes y generaron ese lapso de inseguridad y desconfianza en las políticas de los distintos gobiernos. Son los años de la insolvencia pública que está detrás de la crisis de la deuda y de proporciones elevadas de salida de capital que seguramente fueron los puntos de partida de las críticas al sector privado”.


lunes, 16 de septiembre de 2013

DE LA ESTABILIDAD AL PAQUETE (I)

Venezuela fue durante la primera mitad del siglo XX, ejemplo mundial de estabilidad económica, fue uno de los países con una de las mayores tasas de crecimiento con una inflación de un dígito ¿En qué momento se perdió el rumbo? A continuación haremos un vuelo por la historia económica contemporánea de Venezuela y dejaremos a la interpretación de cada quien la ubicación de ese punto de inflexión en donde todo cambió.

PERIODO (1950 – 1957)
El gobierno del Gral. Marcos Pérez Jiménez, fue un período de crecimiento en Venezuela, apuntalado por una elevación de la actividad constructora. Sobre todo en la ciudad capital se realizaron una serie de obras públicas: Paseo Los Ilustres; Ciudad Universitaria de Caracas y Maracay; Hospital clínico; estadios Olímpicos, Aula Magna, Biblioteca, etc.; Av. Andrés Bello; Av. Nueva Granada; Av. Sucre; Av. Victoria, prolongación de la avenida Bolívar; Av. San Martín; Av. Urdaneta; Av. Páez, Av. Fuerzas Armadas; Av. México; Paseo Los Ilustres; Av. Los Próceres, el Círculo Militar; Teleférico Caracas - Ávila - La Guaira, Hotel; Teleférico de Mérida; Ciudad vacacional Los Caracas; Carretera de la costa desde la Guaira hasta Los Caracas; Remodelación de Macuto después de la vaguada del año 52; Autopista Caracas La Guaira, túneles y viaductos; Aeropuerto de Maiquetía; Puerto de la Guaira; Autopista Las Tejerías – Valencia; Carretera Panamericana Caracas - Las Tejerías, La urbanización 2 de Diciembre (23 de Enero); Cota 905; Las Torres del Silencio; Casa presidencial en la Orchila La Casona y edificio de la guardia presidencial frente a Miraflores; Aeropuerto de La Carlota; Canalización del río Guiare; Canal 5, primera televisora de Venezuela; Hospital Central Barquisimeto, San Cristóbal, Maracaibo; Edificio Nacional Barquisimeto, San Cristóbal; Hospital Militar de Caracas; Círculo Militar Maracay, San Cristóbal.
En el período (1950-1957), el PIB venezolano experimentó un sorprendente crecimiento de 87%, uno de los más altos del mundo. El aumento de los precios petroleros por el conflicto del canal de Suez ayudó a financiar el aumento del  gasto público, como no los indica el Prof. Toro Hardy: “Un nivel de gasto público razonablemente alto y orientado fundamentalmente hacia la formación de infraestructura […] Durante el lapso considerado, a pesar de los aspectos negativos inherentes a la existencia de un régimen de tipo dictatorial, el gobierno logro un clima de estabilidad favorable a las inversiones y al desarrollo de la iniciativa privada. En el ámbito monetario se destacaron dos aspectos fundamentales: la estabilidad de los precios y la estabilidad del tipo de cambio.” 
El Economista Pedro Esteban Mejía Alarcón nos explica el entorno mundial en que se desenvuelve la dictadura: “Los años de la dictadura perezjimenista fueron años de auge económico en todo el mundo capitalista. Se vivió un boom económico que alcanzó a Venezuela por la demanda creciente del energético utilizado en la reconstrucción europea y japonesa –con el significativo papel jugado por los Estados Unidos  en el recambio tecnológico ocurrido en Europa- donde se impuso el petróleo como el principal energético utilizado en la industria en detrimento del carbón; la guerra de Corea, la crisis de Suez y los preparativos bélicos motivados por la ideología de la guerra fría.”
Si hay que etiquetar el pensamiento económico de este período podemos decir que Keynes fue el rey.

LA CRISIS DE 1960
En 1958 es derrocado el Dictador Pérez Jiménez, mediante un movimiento cívico-militar que se inicia con una rebelión militar el 01 de enero y culmina con la huida del país del presidente, el 23 de enero,  posterior a una huelga nacional y general los días 21 y 22.
Pérez Jiménez dejó una deuda no oficial negociada a descuento en los mercados financieros Internacionales. No se trataba de una deuda regular contratada  de acuerdo a los lineamientos de la Ley de Crédito Público, sino que fue contratada por el ejecutivo a base de pagarés y letras de cambio. En los últimos tiempos de su gobierno, Pérez Jiménez se había negado a pagar esas obligaciones o las había diferido y la consecuencia fue que los papeles, emitidos por el Gobierno a título de deuda y descontados en los mercados internacionales, se depreciaron sustancialmente generando enormes pérdida a sus poseedores, normalmente instituciones financieras. 
            Producto de una fuga de divisas que comprometió la balanza de pagos así como una serie de cartas de crédito solicitadas y no pagadas por la dictadura, el 8 de noviembre de 1960, el gobierno de Rómulo Betancourt y el BCV decidieron imponer un control de cambios, mediante el establecimiento de sistema dual: de mercado controlado, con dólar a  Bs. 3,35, y mercado libre, con fluctuación del tipo de cambio .
Las medidas de austeridad ejecutadas por el gobierno, la cual incluía una reducción del sueldo de los empleados públicos un 20%, lograron en el corto plazo una estabilidad económica apuntalada por la renta petrolera. y un incipiente parque industrial gracias a la política de sustitución de importaciones por producción interna (CEPAL). Esta estabilidad duró más de veinte años.
Sin embargo en este período se reforzó el sistema conocido como “Capitalismo de Estado” en el cual el Estado actúa como capitalista a través de las empresas públicas o empresas de propiedad estatal (Sociedades Estatales) produciendo bienes y servicios cuya provisión podría haber sido confiada al mercado y compitiendo en los mercados nacionales e internacionales con toda suerte de empresas privadas.