lunes, 17 de noviembre de 2014

FELIZ DIA DEL ECONOMISTA 2014


martes, 11 de noviembre de 2014

DIA DEL ECONOMISTA 2014

El próximo 17 de noviembre se celebran 76 años de la inauguración de la Escuela Libre de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela. Hecho que se celebra todos los años bajo el manto del día del Economista.
            En la actualidad la polaridad política ha alcanzado el mundo económico, en donde dos modelos totalmente diferentes están en ardua lucha por imponerse: el mercado, por un lado y el sistema de Planificación Central por el otro. Esta feroz lucha ha carecido del debate intenso y  detallado por parte de los economistas sobre el modelo que necesitamos adoptar en el país. La discusión se ha quedado en eslóganes simplistas, que más que una explicación a problemas tan profundos como estamos viviendo: inflación, escasez de productos, resultan un triste sainete que ocultan nuestra gran incapacidad.
            Por un lado invocan a una llamada “Guerra económica” ante la parálisis productiva que impera en la economía doméstica. El problema básico es “Producción” y no distribución como la han insinuado tímidamente algunos voceros del gobierno Hemos abandonado el principio de que “el consumo viene determinado por la capacidad de compra”, para sustituirlo por el “consumo viene determinado por el lugar que se ocupe en la cola. Parte del problema que no se discute es el papel que debe jugar nuestro principal producto de exportación ¿solo sirve para financiar el gasto público? O debemos asumir que somos un país petrolero y actuar en tal fin. Debemos discutir cual es el papel que debe tener el Estado, no el gobierno ¿Por qué nos hemos convertido en una economía de puertos? ¿Cómo combatimos la inflación?
            Esta falta de respuestas no solo es parte fundamental del mensaje oficialista, sino que la llamada oposición también carece de ella, es verdad, en menor grado, pero débil aún.
            Los economistas tienen por sus estudios y conocimientos, la responsabilidad de liderar este debate, día tras día, la opinión pública debe impregnarse de esta discusión. La población debe estar en contacto con los conceptos básicos que lo afectan directamente. El conocimiento es la única arma que se tiene para combatir y salir airosos.

            A todos mis colegas, felicitaciones en nuestro día. No evadamos nuestra responsabilidad con el país. El fracaso económico de la nación es nuestro fracaso

miércoles, 29 de octubre de 2014

NIVEL DE VIDA, BIENESTAR SOCIAL

La literatura económica señala que para que un país ente en fase de desarrollo, TODOS los miembros de  su población, año tras año, deben alcanzar mayores niveles de vida (nivel de confort material que un individuo o grupo aspira o puede lograr obtener) estados de bienestar social (conjunto de factores que participan en la calidad de la vida de la persona y que hacen que su existencia posea todos aquellos elementos que dan lugar a la tranquilidad y satisfacción humana).
            Como lo señala el premio Nobel de Economía Amartya Sen: “…el mejoramiento de las condiciones de vida  debe constituirse en un objetivo primordial –presumiblemente el objetivo primordial- de todo el proceso económico.”
            A tal fin, deben de implementarse un conjunto de políticas económicas que afecten directamente los siguientes sectores: 1. Trabajo. Todo individuo tiene derecho a tener un trabajo que lo dignifique y le permita un ingreso mínimo que le proporcione una vida digna; 2. Salud. Todo el mundo tiene derecho a la salud, el Estado está en la obligación de diseñar e implementar un sistema de salud que pueda atender a todos los ciudadanos; 3.Educación, este es el principal vehículo de desarrollo personal del siglo XXI, nadie puede ser marginado de las oportunidades a obtener una buena educación; 4. Vivienda. Todos tienen derecho a poseer una vivienda digna y decorosa de acuerdo sus ingresos y, sobre todo que le permita ser propietario;  5. Alimentación. Se debe garantizar el acceso a las calorías mínimas determinadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el sano crecimiento y desarrollo intelectual del individuo y, 6. Deporte, recreación y esparcimiento.
            Es tal la importancia que tiene este tema, que en el año 2000, los 189 países miembros de las Naciones Unidas, acordaron el compromiso de alcanzar para el año 2015. Ocho metas o “Objetivos de Desarrollo del Milenio”. A saber: 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre; 2. Lograr la enseñanza primaria universal; 3. Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer; 4. Reducir la mortalidad infantil; 5. Mejorar la salud materna; 6. Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades; 7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y, 8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.
            Como se  puede deducir, no es poco el trabajo que deben emprender  los gobiernos para mejorar el nivel de vida de su población. El cual solo puede llevarse a cabo a través de la asociación estratégica del sector público con el sector privado, donde este último, mediante un conjunto de estímulos y compromisos, mejoren la productividad de la mano de obra o como algunos lo denominan actualmente, aumentar el capital social (El capital social comprende aquellas redes y relaciones sociales que facilitan la acción colectiva) y que cada quien asuma los espacios que le son propios como la producción y distribución de bienes y servicios por el sector privado y el  cumplimiento de las objetivos del milenio por el sector público, por ejemplo.
            El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), elabora el Indicador de Desarrollo Humano (IDH) El cual consiste en un indicador social estadístico compuesto por tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno. Para el 2013 Venezuela ocupó el puesto 67 de 187, con un indicador de 0,764 (el máximo es 1. Noruega ocupa el primer puesto, con un índice de 0,943


martes, 30 de septiembre de 2014

LA INFLACION Y SU IMPACTO EN LA CALIDAD DE VIDA DE LOS VENEZOLANOS

En el año 2011, en el marco de la celebración del Bicentenario de la independencia, fue editado un libro de suma importancia contentivo de la visión de las  distintas academias nacionales de Venezuela sobre un conjunto de problemas fundamentales que afectan al país.
Con “Propuestas a la Nación” las academias trascienden las paredes del claustro  de San Francisco y aportan al debate público, con la autoridad que le da la calidad de los profesionales que las conforman, una serie de trabajos de investigación (una por cada academia) que no solo contribuyen con el análisis, sino que presenta las posibles soluciones.
La Academia de Ciencias Económicas (ANCE) es representada por los Doctores. Pedro Palma,  Luis Zambrano Sequín y Domingo Felipe Maza Zavala con el trabajo: ”La inflación y su impacto en la calidad de vida de los venezolanos”.
            ¿Por qué ANCE escogió  la inflación como el principal problema económico existente en Venezuela? La respuesta se ubica en el gran daño que este causa al ingreso. Muchos lo consideran como un impuesto que tiene que pagar el venezolano por el mal desempeño del gobierno en materia monetaria.
¿Que causa o genera un proceso inflacionario. “La inflación es un complejo proceso económico, social y político. Sus causas originarias son múltiples e interrelacionadas y los mecanismos de transmisión de sus efectos operan directamente e indirectamente sobre diversas variables que impactan la calidad de vida de los miembros de la sociedad tanto a corto como a largo plazo […] Hoy en día hay la conciencia y temor de los efectos negativos de la inflación que, en la casi totalidad de los países, uno de los objetivos  centrales y permanentes de la política económica es alcanzar y preservar la estabilidad de los precios, tanto en el corto como en el largo plazo, aún a costa del crecimiento económico y el empleo a corto plazo.”
Como lo hemos señalado reiteradamente, en la actualidad hay un consenso sobre el origen monetario de la inflación “...la política fiscal y cuasifiscal no sólo es procíclica, sino que cada vez depende más del financiamiento con emisión monetaria que se produce por varias vías: la entrega de recursos monetarios, sin contrapartida alguna, por parte del BCV. La utilización de controles y múltiples tasas de cambio; el endeudamiento interno a tasas de interés reguladas muy por debajo de la tasa de inflación; la creación de liquidez con la finalidad de fomentar un mercado para la colocación de bonos emitidos por el sector público; la dolarización de parte del gasto fiscal etc. Todas prácticas que a fin de cuentas consisten en modalidades de financiamiento vía un impuesto inflacionario.”
            Después de haber  tenido una de las variaciones de precios (alrededor del 3%) más pequeñas del planeta, tenemos 31 años con una inflación severa. Explicada en buena medida por “… la aplicación de políticas económicas erradas, caracterizadas por la ausencia de objetivos fundamentales, tales como la diversificación del aparato productivo, la menor dependencia del volátil negocio petrolero, la estabilización macroeconómica a través de la acumulación de fondos en los años de altos precios de exportación, para así evitar caer w situaciones de restricción y penuria en los períodos de bajos precios; y la implantación de una política cambiaria dinámica y racional que evitara la sobrevaluación desproporcionada de la moneda…”.
De la experiencia vivida por algunos países suramericanos (Brasil, Perú, Argentina) se pueden extraer una serie de lecciones sobre las medidas antiinflacionarias que pueden ayudar a solventar el grave problema que estamos sufriendo. Estas recomendaciones son: Máxima responsabilidad y compromiso antiinflacionario  en el manejo de la política fiscal; Creación de mecanismos que garanticen la mayor estabilidad posible en el comportamiento de la demanda agregada; autonomía operativa del Banco Central como ente rector de la política monetaria ; máxima flexibilidad posible en el funcionamiento de los mercados que componen el sistema económico nacional y estimular la inversión en capital humano y físico, tanto a corto como largo plazo.
Cinco recomendaciones de la Academia de Ciencias Económicas que valen la pena tomar en consideración



martes, 16 de septiembre de 2014

ESTADO DEL BIENESTAR

Ante la bipolaridad existente entre el capitalismo y el socialismo, algunas voces plantean una tercera vía que tome lo mejor de ambos modelos: El fuerte control estatal por un lado y la capacidad redistributiva del mercado por el otro. Esta vía  propuesta es el  Welfare State,  Estado del bienestar, Estado benefactor, Estado providencia o sociedad del bienestar.

E1 Estado del Bienestar  es un concepto de las ciencias políticas y económicas con el que se designa a una propuesta política o modelo general del Estado y de la organización social, según la cual el Estado provee servicios en cumplimiento de derechos sociales a la totalidad de los habitantes de un país.

Su desarrollo es producto de la izquierda europea (en especial la socialdemocracia). Muchos    analistas opinan que surge en los años 40’s  a través de la aplicación de los principios Keynesianos del pleno empleo.

El modelo del Estado de Bienestar se basa en la redistribución de la renta con el objetivo de garantizar la igualdad de oportunidades y la extensión de los derechos sociales a toda la población, desarrollando políticas asistenciales reconocidas como derechos. Participa plenamente en la economía, regulando el mercado y actuando como empresario con la doble finalidad de dinamizar la economía y obtener beneficios económicos para financiar sus actividades (Raya Diez, Esther).

El Estado garantiza a su población un adecuado nivel de vida, empleo, servicios sociales (sanidad. Educación y jubilación). Así como la institucionalización del movimiento obrero, igualdad de oportunidades y redistribución del ingreso, De tal manera que se crea un inmenso Estado Benefactor donde su presencia en la economía es muy importante. La población lo percibe como una sociedad de derechos y no de deberes.

“Este populismo del Estado de bienestar —que embriaga naturalmente a gobernantes encantados de poder ofrecer siempre más y mejores regalos y a los gobernados que encantados votan por gentes tan ilimitadamente generosas— está en la base de los excesos que llevan a las sociedades que viven bajo los grandes Estados benefactores de la decadencia paulatina a la crisis súbita”. (Rojas, Mauricio)

La evolución del Estado del bienestar fue diferente en los distintos países que conforman la Unión Europea con un norte más desarrollado que el sur, aunque en ambos sectores, el sector público creció aceleradamente. Por ejemplo. en Suecia el gasto público alcanzó un 70% del PIB en 1976. La seguridad prometida se esfumó cuando el exceso de gasto dio origen a un insostenible déficit fiscal que llegó a superar el 10% del PIB conduciendo a la caída estrepitosa del viejo y tan afamado “modelo sueco”, (Rojas, Mauricio) el cual ha sido sometido a extensas revisiones, sobre todo, por la falta de respuestas adecuadas a la crisis económica de los años 70’, que  provocó la aplicación de medidas que muchos calificarían de “neoliberales”, como es el caso de la privatizaciones.

El crecimiento del tamaño del Estado, acompañado de un desproporcionado tamaño de la burocracia, financiado  con una pesada carga tributaria, en algunos países, superior al 40%.

Los países de Europa del sur: España Italia y Grecia, que fueron los últimos en aplicar el modelo, están viviendo su crisis. Poco crecimiento económico, altas tasas de paro y un envejecimiento de la población están obligando a la revisión del modelo y la aplicación de medidas que traten de evitar el colapso, incluso la existencia misma de España, sometida  a fuertes presiones separatistas.

Aunque son loables los objetivos del Estado del Bienestar, parece que la vía propuesta no es la más ideal, Cualquier modelo que se base en una mayor intervención del Estado, no es viable.

lunes, 8 de septiembre de 2014

EXPECTATIVAS

En el diccionario podemos leer: “una expectativa es lo que se considera lo más probable que suceda. Una expectativa, que es una suposición centrada en el futuro, puede o no ser realista. Un resultado menos ventajoso ocasiona una decepción, al menos generalmente. Si algo que pasa es completamente inesperado suele ser una sorpresa”.
La expectativa es un concepto muy importante en la economía, al punto que  la ciencia utiliza  como herramienta de análisis dos variantes de este concepto: “Las expectativas racionales y las expectativas adaptativas”. La hipótesis de expectativas racionales (propuesta por John F. Muth (1930-2005) y desarrollada por Robert Lucas (1937), ambos de la Universidad de Chicago) afirma que los agentes económicos forman racionalmente sus expectativas sobre el futuro, utilizando de forma eficiente toda la información sobre el estado pasado y presente de la economía, lo que supone, incluso anticipar correctamente cuáles serán las medidas que aplicará el Gobierno ante la aparición de una perturbación económica. 
En cuanto a las expectativas adaptativas, esta hipótesis fue introducida por Philip Cagan en 1956, con la especificación de una regla por la cual los individuos revisan sus expectativas a la luz de la nueva información.
En la Venezuela de hoy, estos conceptos son muy importantes. Sin ellos no se puede explicar la formación de los precios y la actitud que ha tomado el consumidor ante la escasez de ciertos productos.
Consultando la información de cualquier página web de transacciones comerciales podemos observar el alto precio que tienen los productos, sobre todo los  bienes inmuebles (un apartamento de 3 habitaciones en la ciudad de Guarenas se oferta por BS. 1.700.000 lo que equivale a 405 salarios mínimos) Los oferentes  estiman que los precios  continuarán subiendo, por lo cual tratan de maximizar el beneficio que se espera obtener en la transacción. Igualmente podemos ver las largas colas que se forman para la adquisición de cualquier bien de consumo que lleguen al automarcado, produciendo, según quejas válidas, escasez, con compras en cantidades que superan el consumo normal. Pero, ante las expectativas de escasez que tienen los consumidores, para ellos la decisión correcta es adquirir la mayor cantidad de productos.
En ambas  situaciones juegan un papel fundamental las expectativas. Válidas o erradas, pero expectativas al fin. Toman la información disponible para tomar sus decisiones. El comportamiento y la disponibilidad de divisas, el nivel de importaciones, la cantidad de productos en los estantes. La facilidad con que se consigue un producto etc. Son algunas de las variables que  se analizan. Mientras más oscura es la información, más erradas son las expectativas y mayor la presión existente sobre los precios para que aumenten. La solución es romper con las expectativas, y esto se hace (siempre  y cuando se tomen las medidas adecuadas) a través del suministro de información veraz y oportuna (Lo peor que se puede hacer ocultar la información),  anunciar medidas que nunca se llevan a cabo  o  postergar decisiones importantes.